Archive for ‘Monarquía’

26 abril, 2012

Carta a “Mr. que se vayan a Londres a servir café”. 18º.

Querida Matrioska, estoy un poco decepcionado con tu último post, ¿no se supone que tú eres la parte optimista del diálogo? A pesar de todo creo que tus crítica/ajustes a la realidad que vivimos son cuando menos geniales, Gracias por compartirlos, sin duda han abierto muchos ojos.

Pero hoy no estoy aquí para responder o criticar tu post o tu optimismo, ni para alabar de tu fantástico sentido del humor sino para escribir una pequeña carta que ponga en situación al señor Francesc Xavier Mena, el iluminado “Mr. que se vayan a Londres a servir café”, así que ahí va y por si surgen dudas de la osadía del Consejero de EMPRESA Y  trabajo  de la Generalitat de Cataluña aquí tenéis el vídeo del momento de inspiración:

Dear “Mr. que se vayan a Londres a servir café”,

tengo 28 años y he pasado por los antiguos parvulitos, la antigua EGB, la ESO, el Bachillerato y la Universidad (el Rey, entre caza y caza, me firmó como Ingeniero). Durante unos diez años he estado estudiando también francés  y estuve sirviendo cafés en Suiza un par de meses por eso de adquirir fluidez en el idioma. Durante ocho años, mientras estudiaba, trabajé los fines de semana y festivos en un restaurante  brasileño que unido al hecho de que soy gallego me proporcionó una fantástica base de portugués, que no hablo con fluidez pero que entiendo a la perfección.

Hace un año y medio, y previendo su consejo, me vine a Londres a servir cafés, más que nada por eso de mejorar mi fluidez en inglés. En este año he servido ya muchos cafés, cervezas y fish and chips, créame, muchos. En el tiempo que llevo aquí, y con mi sueldo mínimo, me ha dado tiempo a hacer un buen curso de inglés en la Escuela Nacional de Idiomas  y también me las he apañado para realizar un buen Postgrado Online (de unas 550 horas) que tiene que ver con esto del Online Marketing (por aquello de que hay que estar en todo para abrir más puertas) y que por cierto está abalado por la Universidad de Barcelona, que he pagado por supuesto en 6 plazos porque era bastante caro. Mi travesía por Londres me ha permitido hasta, fíjese usted, que si un italiano habla conmigo en su idioma a una velocidad adecuada pueda entenderle sin dificultades. Por cierto, no sé si será por este mezcladillo de idiomas que tengo en la cabeza pero hasta he entendido a la perfección este vídeo en catalán

Entretanto también puse en marcha este blog compartiendo esfuerzos con mi amiga Matrioska.

A pesar de todo esto aún se me antoja difícil encontrar trabajo en nuestro país, cerca de mi familia y mi vida, ¿cuál sugiere usted que debería ser mi siguiente paso “Mr. que se vayan a Londres a servir café”? ¿Quizás irme a Rusia a servir Vodka? ¿O quizás a China e recoger arroz? Estoy pensando que igual es mejor que vuelva a España y me ponga a ejercer el “francés” como es debido que mejor me irá ya que en España, como dice el refrán: “El que mama, no llora”.

Yours Sincerely,

El Llorón de Trafalgar. 

18 abril, 2012

Compradores de humo. 17º.

Si habitualmente es un placer leerte (pese a lo turbio que sueles pintar el panorama), en esta ocasión se ha hecho especialmente placentero. Me encanta comprobar que nuestro diálogo se ha abierto a otra personas (bienvenida siempre, Inés) que aportan sus puntos de vista y datos de interés. Qué buena noticia.

Tener un blog como el nuestro implica, como todo en la vida, un lado bueno y un lado malo. El lado ¿bueno? es que, por desgracia, la realidad es tan desoladora que el material para escribir es inagotable, por tanto, el blog seguirá vivo. El lado malo es que, como nos descuidemos un par de días, la información que demos ya habrá caducado.

Yo me voy a dormir cada noche con estrés, porque en este país nunca sabes con qué novedad vas a amanecer. Una de las últimas, que ha conmocionado a un alto porcentaje de la población, arrancándoles del pecho el sentimiento patriótico, fue que la presidenta de Argentina ha expropiado a España el 51% de YPF, empresa que, por otra parte es privada, no pública. Pese a que tal vez pueda resultar impopular, voy a emitir mi opinión en estas líneas (si es que todavía no es delito): a mí, personalmente, me entristece y llena bastante más de rabia que el Gobierno de España le expropie la libertad a sus ciudadanos, me parece mucho más terrible que el Gobierno de España privatice algo tan básico como la Sanidad y la Educación y me parece casi trágico que, además, todos los medios de comunicación (desde La Sexta hasta Intereconomía) hayan sido capaces de darle cobertura a la nacionalización de YPF de forma dramática como si REPSOL fuese de todos. A mí, personalmente, YPF me da insospechadamente igual.

Pero esto sigue siendo el festival del humor y justamente el día que se festejaba la República, 14 de abril, el Rey de España, tan campechano como irónico, se trollea su propia monarquía fracturándose la cadera nada más y nada menos que cazando elefantes. Este acontecimiento ocurre tan sólo unos días después de que su nieto mayor se perfore el pie con una escopeta. En Internet se comienza a pedir con urgencia a la familia real que entreguen las armas y se disuelvan. Yo creo que es tan sencillo como encerrarlos en palacio tres días con unas cuantas escopetas cargadas. Se autodestruirían.

Vivo en un país donde un obispo hace declaraciones en la televisión pública vertiendo homofobia por la boca. Y no ocurre nada. Todo sigue igual: los pajaritos cantan, las nubes se levantan… y el aluvión nos cae a nosotros, que nos sentimos heridos al escuchar semejantes aberraciones mientras a cualquier otro tipo de expresión libre, pacífica, anónima y no televisada se la tacha de crimen. Opción A: estoy teniendo una pesadilla. Opción B: es la realidad y no, no estoy soñando pero sí, estamos todos dormidos. Ojalá fuese la A.

Pero queridos, todos estos desastres con los que nos despertamos cada mañana no importan en absoluto. ¿Por qué? Porque el sábado (como muy bien se mostraba en el vídeo que nos pasaba Inés) se juega el clásico Barça-Madrid, lo cual supone que durante al menos 90 minutos (yo diría que alguno más) nos va a dar igual la situación de España. Simios. Exacto. Simios.

Me encantaría que eches (echéis) un vistazo a esto. Nos han educado en unos valores, hemos crecido tejiendo sueños y cuando nos hemos hecho adultos nos hemos dado cuenta de que nos han vendido humo. ¿Y qué se hace con el humo? Nada. Bueno, sí: sirve para curar los chorizos, es decir, para hacerlos más ricos. Ese humo son todas las promesas que nunca se verán cumplidas, son todas las ambiciones que vemos marchar por el aire. Adiós, futuro, adiós…

La generación perdida, nos llaman en ese vídeo. Me veo retratada. Tristemente, nada me ha salvado: ni la criminalizada resistencia pacífica, ni la infructuosa búsqueda de “trabajo normal”, ni haber estudiado una carrera, ni nada en absoluto. Me siento afortunada por muchas cosas, por contra. Pero son “esas pequeñas cosas” que no me va a dar ni el Estado, ni la banca… ni nada de eso que se escribe con grandilocuencia…

Esto es España. El lugar donde se están perdiendo los sueños, pero donde, paradójicamente, nadie deja de dormir. ¿Bienvenidos?

Matrioska

A %d blogueros les gusta esto: