“Violencia estructural” (La película). 15º.

Querido Llorón!!!

Sé que parece increíble, sé que ahora mismo te sientes como quien se encuentra un billete de repente en el bolsillo de un pantalón viejo, puede incluso que dudes si esto es un sueño: ¡pero no, te estoy contestando, es verdad! Disculparse por la tardanza se queda ridículo, como comprenderás… Pero lo cierto es que de tanto escribir ficción me ha costado encontrar un hueco para pararme a reflexionar por escrito acerca de la realidad que nos rodea.

Una vez más, aplaudo todas y cada una de tus palabras. En el fondo, es terrible que esté tan de acuerdo contigo, porque el espectador quiere carnaza, estoy segura, quiere que te rebata argumentos. Pero no puede ser: eres malditamente sensato y eso me impide crear polémica y circo. A tus palabras solo puedo asentir como cuando escucho hablar al sabio anciano y decir con cara de boba “es verdad”.

Te contaré en qué he estado entretenida últimamente. Los meses de febrero y de marzo están siendo frenéticos para mí, porque me he embarcado en muchos nuevos proyectos. Uno de ellos me hizo tropezar de frente con una realidad que desconocía bastante más de lo que creía (y tiene pecado, sobre todo siendo mujer). Me pidieron que presentase la Gala del Día Internacional de la Mujer. Para ser honesta, yo no soy amiga de “los día internacionales de”, porque o luchas por una causa todo el año o no sirve de nada que la lleves por bandera un miserable día. Pero acepté, porque me lo pedía una asociación que lucha por la igualdad cada día del año. Aunque el tema era serio y era delicado, dado mi oficio quise hacerlo con sentido del humor, por supuesto. Pero informada. Siempre informada.

7 de marzo. Por la mañana, Gallardón tiene el día gracioso, bobalicón, quién sabe… a lo mejor no había desayunado y entonces es cuando suelta esa perla por su boquita: “Hay una violencia de género estructural que obliga a abortar”. Añadió por si fuese poco que iba “a defender el derecho reproductivo por excelencia de la mujer, el de la maternidad”. Y después, supongo, pudo invertir el resto del día durmiendo, porque la cabeza tuvo que haberle quedado descansada. Alberto, Tito, como lo llamamos en el gremio, no sospecha lo cómico que es a veces. Hace humor negro.

Verás, yo llevaba ya varios día sumida en la preparación de la presentación de la gala, así que había recopilado bastante material que me hizo olerme que el 2012 estaba siendo un año muy vintage. Que me hizo sentir repugnancia por la sola idea de que el Ministro de Justicia se creyese el propietario de mi útero. Y que me hizo generar un nuevo concepto de violencia estructural: por ejemplo, para mí, violencia estructural es que nos bajen los sueldos, nos suban los impuestos, repartan palizas y encima me digan cuándo tengo que ser madre.

En 1953, cuando existían un montón de leyes (que no pasaré a enumerar) que tenían anulada a la mujer, existía, además una terrible guía llamada “Guía de la buena esposa”. Te adjunto algunas de sus normas, no tienen desperdicio:

ImagenImagen

ImagenImagen

Esto son solo unos pocos ejemplos de esa guía. Ese documento TAN representativo de la España del momento. Hasta 1985 el aborto no dejó de ser contemplado por la ley como un delito. Madre del amor hermoso… Ni te imaginas cuánto aprendí preparando esa gala. Y todas estas ideas tan de los cincuenta, tan casposas son las que puede tener alguien que considera que una mujer no decide por sí sola si quiere/puede ser madre. Y créeme, Llorón, que como quiera, ya se puede empeñar el mundo entero en que no lo sea que a ella le va a dar igual.

¿Sabes qué? Ojalá fuese un chiste, pero viendo lo que decía Gallardón el día 7 sentí, realmente, que estábamos dando un importante paso atrás. Y me refiero a las mujeres, claro… Porque en cuanto a Justicia, ya hemos desandado todo el camino. Hay demasiados temas que no hemos hablado aquí… Está claro que este gobierno nos da para posts y más posts. En esta ocasión me he centrado en un tema muy concreto, lo sé. Pero es que verás… era tan surrealista que parecía el título de una película de terror de serie B. Y me tocó en un momento de almacenamiento de información tan grande que necesitaba compartirlo…

Cuídeseme, Llorón!! Eso sí, antes de irme, una recomendación por si no lo has visto. No tiene nada que ver con la mujer, pero mira, sí que se podría hablar de “violencia estructural”. Échale un vistazo al último Salvados (pinchando en el link) y cuéntame qué opinas al respecto.

Hasta pronto!!

Matrioska

A %d blogueros les gusta esto: