Partidazo! 2º

-Hey tío! cuanto hace que no hablamos! ¿como te va?

-Ehh, pos sí! Pos yo estoy buscando Curro de lo mío, mientras tanto trabajo en un bar ¿y tú?

-¿De verdad? No jodas tío, yo también estoy en ello pero esto va de mal en peor.

Esto fue el comienzo de la conversación que hace unas semanas tuve con una antigua amiga de la universidad, pero que se repite a diario y no solo con universitarios sino con cualquier persona. Ella, yo y algunos currantes de bar solíamos hablar de lo importante que es prepararse para el mundo laboral. Lo que Abraham Lincoln definía de esta forma:

“Si tuviera 8 horas para cortar un árbol, 6 de ellas las pasaría afilando el hacha”   

Ahora pienso que  si calculo la proporción de horas con el tiempo que pasaré estudiando y trabajando, la regla de tres me da que no empiezo a currar de lo mío hasta los 48 aproximadamente. No era inglés (aunque su tatarabuelo sí lo fuese), pero que bebía el té a las 5 eso seguro, mientras se empapaba de literatura en su gran caserío de las tierras que el cómico Colón, nombrado anteriormente por mi virtuosa Matrioska, había conquistado unos 350 años atrás. Abraham Lincoln era un hombrecito sabio. No le faltaba razón a su frasecita. Y yo, como buen discípulo, afilo el hacha. Y estudio. Estudio mucho. Porque luego me gusta escuchar lo de: “Pero tú… con tu Currículum…?! tú eres un PARTIDAZO!!” y yo me río en inglés (hahaha), por aquello de hacer honor al país que me da de comer, el Reino Unido.

Me encanta ver como los españoles vamos a la plaza de Trafalgar, en el corazón de Londres y decimos: “mira que plaza más bonita!” y yo admito que sí para no entrar en una discusión infinita que tendría con cada persona que viniese a visitarme, opinando que es una plaza más, con dos fuentes y dos estatuas, y que representa la mayor derrota de la historia del país al que perteneces y que aunque no sientas orgullo patriótico por él, ellos sí lo saben y se ríen en sus adentros diciendo: “pos si que encajan bien las derrotas”.

Y yo, como soy de los que las encajo bien me vengo y sigo afilando mi hacha, esperando poder encontrar un árbol que cortar, mientras en el país que me vio nacer, todos los árboles que antes daban sobra y alimento a todos sus hijos se ven abominados por las llamas, sin agua que las calme o tierra que las estinga, sino que muy al contrario, los vientos implacables las alimentan sin control, y los parados cada vez lo somos más (por que así quieren que lo creamos) y en mayor número.

Pero en nuestras manos está cambiarlo. Matrioska and Me (El  Llorón de Trafalgar) pondremos nuestro granito con pizcas de humor y sarcasmo, alabando cálidamente o lo más seguro, criticando enfervorecidamente, a todos aquellos que, respectivamente, nos den un arból del que alimentarnos  o por el contrario permitan que afilemos y afilemos el “filo de nuestro hacha” hasta que se nos quede en el mango. Si de nosotros depende, no lo permitiremos!!! por que alzaremos la voz y nuestras hachas afiladas en REBELIÓN contra todos los que nos lo impidan antes de que tengamos que pelear con los mangos y con grabaciones de voces pasadas.

Así pues, Miss Matrioska, la invito a que vuelva usted a conquistar la tierra que su amado Colón dominó y perdió en beneficio de mi maestro Lincoln. Y a todos ustedes lectores a que nos sigan por estos intrépidos caminos de las indignaciones, el humor, el sarcasmo, las decepciones, las alegrías y un largo etcétera que tendrá cabida en este espacio en el que intentaremos descifrar el mapa de la Huída del Curro. Welcome to BuscoCurro!

El Llorón de Trafalgar. 2º.

A %d blogueros les gusta esto: